lunes, 12 de septiembre de 2016

Pityful in Extreme

Today I had one of those moments in which I just feel down.

I had a somewhat frustrating day at work and was missing a bit of sleep, so my batteries were low.

At some point I started chatting with a friend about the last few days/weeks in my life.

Reflecting on it, I felt utterly pathetic.

specially on the love department.

WHY?

Here's why:



Some months ago, my beloved Cloud pushed me away from him (yet again). And not too long after that, my lonelyness hit me hard.

I really had not much places to turn to, even if just to quell such a shattering feeling.

My options are lousy, at best, compard to him, And even he is not exactly what could be considered "prince charming"

But to me, he is perfect. To me, he is everything that moves me like no other.

Even when we are appart, I still feel as much in love with him as I did from the start.

Nothing has changed that, not even my desperate attempts to go to someone else and forget about him, to get him out of my system.

I just have ti think of him, -or worse, see him- to have all that warm, caring, tender and unyielding love overflow from me, like there was no way I could contain it.

I have either physically rejected people even in the most intimate situations, or at the very least keep thinking "it's not him"

All I have managed to do is run for the hills and hide, distance myself from him so I don't get my hopes up anymore. So I don't just surrender to this unending love that places me happily at his feet, that opens myself to him like to no other.... this... whatever feeling it is that tells me without a doubt that he is my home, where I am supposed to be... who I am supposed to be with.

He is the one I want to share everything with, my life and future included. The one I'd grow old with... the one who'se children I would happily bear (and bear in mind I don't like children or babies AT ALL)

He is the one I'd do ANYTHING for.

Yes, the selfish, self-preserving me, willing to give everything I am, to share with him.

And to the greates irony I've ever had from life so far.... (and also the most hurtful)

HE IS ALWAYS CHASING SOMEONE ELSE.

Time and again, he has reminded me he is seeking somebody else, that as much as he can love me, as much as he ever has... I am not his one, and he's pretty sure of that.


So, WHY THE HELL DO I STILL LOVE HIM LIKE CRAZY???

WHY CAN'T I TURN SOMEWHERE ELSE??? TO SOMEONE BETTER???

For the life of me, I can't find that answer.

And I feel trapped inside a cage with invisible walls.

And I get to be miserable whenever I remind myself I have no hopes for the love I feel, than to be the pathetic lapdog that he pities.

For pity is all my situation can ispire, at best.

at worst, I can become quite the needy, stupid nuisance.

Because unrequitted love can be just that.

And how do I know it?

From experience.

And again, not the best one.

Specially since the one that had been constantly demanding of me was someone who has pretty much fucked me over time and again, whenever I have trusted him in the least, always with the warning of having a side to him that is plain "Joker" crazy, obsessed with all the pain it can cause me for his amusement.... and the inability of said person to keep me from harm from that.

And said man says he need me to call him, love him (and yell it to the four winds) seek him out and pretty much devote my love to him (as well as my attention)???

that is batshit crazy.

Of course there is no way I am ever stepping into that territory again... ever, not even as a friend.

And specially not, as long as he is with one of my dearest girl-friends ever.



I find that I am drawn to crazy people, not in any good sense.

Ever since the first time I fell in love, it has been one hard heartbreak after another.

It is as if my heart has some sort of death wish, deep down.

And I truly wonder:

Does it really wish me to die? to go through all that pain until I break beyond any repair?


For I have been through irony induces hysteria and despair, depression and anxiety (all of those real deep) too many times to count.... really too many for my liking.


I am so distrustful of my instincts on love and affection, thst I acgively try to stay away from peole as much as I possibly can. Specially staying well away from relationships.

And now that I have this stupidly great love with no way to get over it... I have all this affection and care bottling up inside me, together with my stupid desire to be cared for and loved.... and the stupid and needless as hell lonelyness.

I AM NOT ALONE.

I have a very loving mother and grandmother. A few good friends that cherish me...

And more men after me than I would like to count.

I have a good job now, and perhaps my future starts to be brighter than ever before, in a realistic sense, ALL ON MY OWN, as I had always prepared myself for.

But now I am hopelessly in love (for real) with someone who seems not to be meant for me.

Like... can't life be good and let me be happy by myself without a need I can not satisfy???

This love and the lonelyness for not having it makes all my archievements feel sort of hollow. half as bright as they should or could feel like... all because I can't share ghem with the man I love, nor have him by my side.

IT SUCKS! ROYALLY!



*SIGH*...

I only hope I'll find a way to get around it. I am tired of being a walking tragedy made up of ironies.

I can't even die of heartbreak. I just keep on surviving without a cure for this stupid tendency of loving unrequitedly.

I knew from a very young age my chances at love were infinitely slim. Specially when true love was involved.

so, why did I have to fall in love for real, with someone who was not going to be meant for me?

why did I have to give him so many years of my life and everything in them? why do I have to be willing to forgive every bad thing, look past it and be willing to continue as if nothing bad had ever happened? why do I have to love him so much I reject everyone else?

WHYYYYY???

Has it not been enough already?

*sigh*

And all I can rationally hope to archieve now, is to turn my stupid heart into stone. To keeo it from falling in love ever again, since its choices are always wrong.

And also, since any choice I would have available right now is also wrong for me.

I just do not want to keep going like this, beating a heart of love without owner, so to speak.

I do not want to desire or wish for any way to get my hopes up, where I have been proved, time and again, I will not have my love reciprocated...

It makes me so stupidly happy to se him, to plan for every little gift and detail I can give him...

If I was my more rational self, I'd look at me and puke.

I am acting so stupid, and being so happy about it....

I feel pity for myself.

And maybe that is the very same thing most people would feel for my situation.

This is SO WRONG...

truly, SO WRONG...

domingo, 7 de agosto de 2016

Le Chat Noir

Lluvia.

Sentada en su silla, frente a la mesita del pequeño café "Le Chat Noir", sosteniendo entre sus manos la taza de café humeante, cuyo dulce aroma a vainilla y canela se eleva hasta su nariz. Aspira y cierra los ojos, imaginando un aroma suave y dulce que llega desde su memoria y la sobresalta.

Abre los ojos súbitamente, tomando un poco de aire. " Tranquila" dice para sí misma, colocando la taza sobre el plato, haciendo sonar la pequeña cuchara de metal contra la blanca cerámica.

Gotas de agua escurren por la sombrilla que resguarda su mesa, derramándose sobre el piso, al mismo tiempo que caen un par de lágrimas por sus mejillas.

Es una noche de verano, a excepción de la lluvia, el clima es cálido, pero ella cruza los brazos y agarra con fuerza sus antebrazos, como si quisiera mantenerse en una sola pieza, para contrarrestar la terrible sensación que tiene de estar desmoronándose. Su cuerpo tiembla al igual que su intermitente respiración.

"Contrólate!" se repite mentalmente mientras ahoga sollozos. Mira a su alrededor, nerviosa, mientras seca sus lágrimas con sus manos en un intento veloz y desesperado de aparentar normalidad y autocontrol.

Hacia tanto tiempo que no estaba tan sola. No desde que su familia perdiera el viñedo y tuvieran que separarse.

Había aprendido tantas cosas en los años que siguieron. Se había enfrentado a tantos retos, tantas situaciones nuevas y desconcertantes... Y había logrado muchas cosas. Cosas pequeñas, la mayoría, pero seguían siendo logros.

Había seguido a su corazón y a su instinto, a su propia brújula moral, sus propias convicciones.

Tomó un sorbo de su café, cuidando que su pulso fuera mas estable. Colocó de nuevo la taza sobre el plato y reposó su espalda sobre el respaldo de la silla. Tomó aire.

Cerró de nuevo loa ojos. Recordó el valor y la determinación con los que se enfrentó a cada reto, a cada obstáculo. La ira y la frustración con cada fallo, la promesa auto impuesta de triunfar y de tener éxito. El orgullo que la llevaba a probarse a sí misma y a los demás que era capaz, que tenía lo necesario para lograr lo que quisiera, lo que fuera.

Exhaló. Abrió los ojos y la calidez de su recuerdo le abandonó. Ni siquiera su último gran enojo, su indignación o su orgullo estaban presentes. La habían abandonado.

¿Se había ablandado demasiado acaso?

La pregunta llenó su mente. Ya no era la misma, pero no era alguien diferente.

En la duración de un largo suspiro se reconoció perdida. Sí, eso era lo que la definía ahora, no tenía rumbo fijo, sólo adelante. Había estado caminando durante días, lejos del Instituto, muy lejos, cuan lejos pudiera...

Cada paso parecía más bien una desviación, cual si saliera del camino, cual si errara el rumbo. Cada día y cada actividad se sentían vacíos. Ni siquiera el dibujo o la escritura la entusiasmaban como antes.

"Fué hasta ese día..." susurró para si.

Aquel fatídico día que en el fondo sabía llegaría, pero que se había convencido de poder evitar.

En su recuerdo, una joven de ojos brillantes y hermosa sonrisa, vestida cual princesa  se detuvo frente a ella. Mientras levantaba la vista para saludarla, notó que entre sus manos la joven sostenía un sobre, sencillo y blanco.

"Toma, es para ti. La familia Lanuit ya no requiere de tus servicios"

En su desconcierto, fijó la vista en el sobre mientras lo tomaba. En la mano de la joven notó un costoso anillo, seguramente de compromiso.

Haciendo acopio de toda su cordura, hizo una pequeña reverencia. "Gracias. Les deseo sean muy felices" su tono y su voz parecían agradecidos y felices. Dio media vuelta y con paso firme y decidido se volvió hacia la pequeña habitación que ocupaba.

En su camino, recargado de pié contra In árbol estaba Pioter. Sus ojos carmesí fijos en ella con una sonrisa de triunfo escalándole la comisura de los labios. Su expresión cruel y la intensidad de su mirada predadora la hicieron sentir cual si la desnudaran.

Lo miró a los ojos con enojo y reto. Una morada acusadora. Él simplemente se cruzó de brazos y rió. Movió una mano cual si halara con fuerza una cadena imaginara. El gesto burlón la indignó aún más. Decidió dar vuelta y seguir su camino.

Cerró tras de sí la sencilla puerta de madera que separaba su pequeño cuarto del contiguo. Las manos ágiles abrieron el sobre sin nombre que le entregara la chica. Dentro sólo había un documento escrito en papel membretado.

*Con fecha del presente día, se da por terminada la prestación de sus servicios a la familia Lanuit. El finiquito será entregado al Instituto y serán sus autoridades quienes se encarguen de su próxima asignación.*

Sostuvo el documento con fuerza. Lo releyó un par de veces más. Caminaba de un lado a otro con paso firme, cual león enjaulado. Presa de la desesperación, la sorpresa y el desconcierto... Pronto llegó la angustia, acompañada de la ansiedad y la asediaron.

Luchó con decisión para mantener el control. Su mente aceleraba el paso buscando soluciones, planeando estrategias... Anocheció.

Escuchó abrirse la puerta de la habitación contigua. Por inercia y costumbre se apresuró a entrar en ella. Tomó en silencio su saco, lo colgó con experto cuidado en el perchero, buscó la bata y las pantuflas. Le ayudó a ponérselos. Todo el tiempo evitando mirarle a los ojos, en silencio.

Sin mirarla, oculto tras un libro y fingiendo In tono casual, dijo "Saldré de la ciudad un tiempo por negocios, prepara mi equipaje."

Ella le preguntó los detalles necesarios para su tarea. Él respondió con brevedad y hasta evadiendo claridad en algunos detalles.

Dejó la bandeja de plata con la cena y se retiró con una pequeña reverencia. "Que su viaje sea placentero y su regreso pronto" sonrió, practicando su actuación al poner en su rostro la expresión alegre y entusiasta de siempre. "Buenas Noches, Sr Lanuit."

Cerró la puerta tras de sí y se echó a la cama. Hundió su rostro en la almohada y en silencio dejó que su tristeza la inundara.

Luego de ello pasaron tantas cosas... El mundo se desmoronó a pedazos. Su mundo.

Su conflicto con Pioter fué la tormenta que causara su caída. La había estado cazando, aprovechando las actividades que tenían en común para acorralarla. Incluso ganó poder e influencia en el Instituto, sin dejar pasar la oportunidad de asignarla bajo su mando y supervisión, acosándola, presionando.

Hasta que ella ya no pudo más. Estaba entre la espada y la pared. O dejaba que Pioter se saliera con la suya, como seguramente hacían las otras chicas... O lo enfrentaba.

No podía hacerlo abiertamente, dadas su posición e influencia, pero dos podían jugar el mismo juego... Y si tan sólo ella lograba ganarle... Podría ganarse su libertad de aquel molesto yugo que ella nunca pidió.

Salió mejor de lo que esperaba. Negarle algo era como una droga que le mantenía fascinado con el espíritu fuerte y desafiante de ella. Cuando parecía darse por vencido ella retrocedía un poco y el acecho continuaba. Él le daba un poco más de espacio cada día... Hasta que se hartó del juego sin fin y sin premio... E intentó arrebatarlo.

La subsecuente exposición pública de los hechos por parte de ella lo enfurecieron, no solo a el, sino a las autoridades del Instituto, así como a loa demás mayordomos y mucamas.

Nadie salió en su defensa.

A la par del escándalo el mismo día Alexander saldría en su viaje "me voy" le dijo "son negocios importantes para mí. Volveré".

Ella adivinó que era más que una despedida casual. Lo despidió con aquella ensayada sonrisa y expresión alegre.

Ese mismo día tomaba sus maletas en donde le cabía su vida entera y abandonaba el Instituto. Sin prestigio, sin prospectos y sin futuro.

El vacío gélido y doloroso que la invadía le hacía temblar cual si fuera una noche de invierno.

Recordaba la figurita de papel sobre su almohada, la que dejara antes de irse, mientras hacía una idéntica con su servilleta.

Unas manos cálidas colocaron sobre sus hombros un saco. Se paralizó.

Una voz familiar le habló: Leí su carta, señorita Lune. Usted me llamó, y aquí estoy.

Ella cerró sus ojos. ¿Sería posible? O quizás estaba ya alucinando, imaginando cosas que realmente no estaban allí.

"Oh" fue lo único que se atrevió a dar por respuesta.

"Creí le alegraría verme." su tono era tierno y cálido, aún ante la expresión de sorpresa y ligero reproche entremezclados.

"La carta no era un llamado. Era mas bien una confesión, una ofrenda de paz." le respondió, abriendo los ojos y mirando al paisaje parisino que tenía enfrente.

"Me llamaste. Sé que me extrañas... Yo te he extrañado" Ternura y sinceridad en aquella voz profunda y suave. Podía cerrar de nuevo sus ojos y recordarle.

Los paseos, las conversaciones, los bailes bajo la lluvia, las sonrisas, la risa, los besos... Aquella frase apresurada, confesión en dos breves palabras en tono cándido, pronunciadas en un susurro convertido en pequeño y casi inaudible suspiro.

Casi podía imaginarle allí. Por supuesto que no podía ser cierto. Sólo tenía que volverse y mirar, para comprobarse que no había nadie allí. Que él no estaba allí.

Se paralizó. Le aterraba cualquiera de las dos posibilidades, tanto si él estaba allí como si no.

"Di mi nombre, Dinah. Aquel por el que solo tu me llamas" ella se quedó en silencio, con el corazón inquieto. "Necesito que no digas, que me llames, que me nombres... Te necesito"

"Asriel...?" Su corazón dio un vuelco y se detuvo por un momento.

"Gracias. No sabes no feliz que me haces. Ha llegado el día. Ya no más maldiciones, ya no más esperas. He venido a por ti. Me llamaste y aquí estoy."

Su corazón se aceleró. El pánico la aprisionó entre sus garras.

"Te amo. Y soy tuyo, siempre lo he sido." la voz se apagaba. Ella aún temía voltear a verle.

"Puedo abrazarte? Se siente bien" ella cerró los ojos y asintió. Nada, sólo la calidez de esa voz tan conocida, tan cercana.

"Necesito saber... ¿Aún me amas?"

"Siempre" le respondió, la voz casi quebrándosele"

"Te veré pronto"

La voz se fue extinguiendo. Por fin se armó ella de valor para intentar tocar el saco sobre sus hombros. Sólo estaba su propia chalina. Se volvió a mirar tras de sí. No había nadie.

Y tampoco había ya nadie en las mesas de la calle del café. La lluvia había cesado ya. Su café se había enfriado.

Terminó su café, desconcertada. ¿Había sido todo solo un delirio, un producto de su imaginación?

Ahora temía estar loca, y no sólo enloqueciendo.

"Contrólate" susurró para sí misma. "Recuerda, tienes que seguir adelante"

Terminó su café y pagó la cuenta antes de marcharse.

Mientras caminaba por la calle, decidida a buscar una habitación, no podía evitar sonreír. Al menos, por vaga que fuera, una chispa de calidez contrarrestaba el oscuro y gélido vacío que casi la mata.

Podía no ser real, no ser más que una idea... Pero al menos era algo, y algo es mucho más que nada.

viernes, 8 de julio de 2016

A mi Abuelo, mi eterno y amoroso protector.

Hola.

Hoy quiero contarte que te sueño. No siempre, no con frecuencia (espero que eso te tranquilice).

Y lo curioso es que en mis sueños, siempre soy consciente de no deberías estar aquí, de que pronto te irás, o de que ya te habías ido (o de todas las anteriores).

Y más curioso me es aún darme cuenta de que a pesar de ser consciente de ello, en esos mismos sueños siempre estoy feliz de verte, encantada del tiempo que puedo pasar contigo por breve que éste sea...

Hasta que despierto.

Tu partida ha sido una de las experiencias más aterradoras y dolorosas de mi vida.

No pude llorar tu ausencia en mucho tiempo.

Fue tan larga y aterradora tu enfermedad, y luego tu agonía... Ser testigo de cómo lentamente te consumías y del miedo que te poseía, sin poder hacer nada, sufriendo con impotencia los cuidados que te prodigamos.

No pude llorar tu partida. Llorar tu ausencia me tomó mucho más tiempo, aunque siempre me ha dolido.

Con tu partida, quedó un hueco enorme en mi vida y en mi interior.

Me quedé sola con mi perra (mascota) mi madre y mi abuela. Tres seres tristes y abandonados, con el corazón destrozado.

Y yo, pues asumí que tenía que ser valiente y continuar.

Me ha tomado años darme cuenta de cuánto te he necesitado y callado esa necesidad.

Me es casi indescriptible el expresar cuánta falta me ha hecho el poder ir corriendo a tu lado, cuando las cosas no me van bien, y llorar desconsoladamente entre tus brazos, para sentir tu inagotable calidez y escuchar tus sabias y amorosas palabras de aliento.

Aún cuando te enojabas y te ponías fiero, a pesar de tu avanzada edad, eras capaz de encarar incluso a tu hijo con tal de defenderme, aun cuando yo no tuviera absoluta razón, a pesar de la fragilidad de tu cuerpo, tu espíritu era indomable.

Siempre iba a ti. No a Dios, no a mi madre, no a mi padre. Siempre iba a ti.

Siempre fuiste mi refugio, la roca que se alzaba desafiante ante el mar y que rompía las olas con sólo su voluntad, para que no me arrastrará la marea ni me hiciera daño.

Siempre me escuchabas, me ponías atención y hacías lo imposible por verme feliz.

Me amaste como nunca más me he sentido amada en la vida (aunque en defensa de mi familia y de una persona más que ahora está contigo, reconocerse que he tenido la fortuna de ser muy amada por unas cuantas personas)

Sin realmente notarlo, luego de que comenzara tu ausencia, salí a buscarte.

Siempre pensé que la persona con la que decidiera compartir mi vida debería tomar los roles que dejaste vacantes y llenar -además- otros.

Fue así, que me he ido enamorando una y otra vez de la calidez humana que me recuerda a la tuya (que siempre fue inmensa), de la alegría, de la capacidad de recrear al mundo, de bailar y disfrutar la música, la fantasía...

Pero ninguno fue mi protector. Ni siquiera de ellos mismos. Para todos fui descartable y pidieron vivir sin mí. La prueba a está en que me abandonaron.

Nunca pude realmente ir a los brazos de ninguno y llorar desconsoladamente. Más bien me escuchaban mientras yo trataba desesperadamente de contener mi llanto y mi dolor y no parecer tan patética y tan digna de lástima.

Ninguno me defendió realmente a mí... No como tu lo hubieras hecho.

Intentaron alentarme.expresau manera

Solo en los brazos de uno sentí calidez...

Les di todo lo que tenía en su momento. Al más cálido incluso le di lo que no tenía (lo futuro).

Pero para mi suerte de perro, nada fue suficiente. Aunque a mi no me importaba que no fueran perfectos, aunque les aceptaba con todas sus manías... Ninguno iba a ser mi roca contra el mar.

Uno siempre ha sido y será mi amigo, por su eterna sinceridad y casi cínica honestidad. Siempre me dejó muy claro, no sólo de palabra, sino también en hechos, que jamás quiere perder mi amistad.

Otro ha sido mi azote, mi tormenta y tempestad. Donde he podido expresar lo peor de mi egoísmo, narcisismo, vanidad, orgullo... Y la lista es amaba. Aunque en su defensa diré que también ha inspirado de mi cuidado, cariño y nobleza incondicionales.

Y el último... Creo al último es a quien más me hubiera gustado que conocieras (y quizá el único que realmente hubiera querido presentarte).

Te caería bien lo soñador que es, su inocencia al creer en los demás, su bondad y su ternura, su lealtad para con sus amigos y familia, su alma de niño. Creo habrías visto en él el mismo corazón de oro que yo vi. Habrías entendido al instante porqué lo amaba... Y tanto.

Sé que habrías sonreído al verme tan enamorada, al saberme radiante de alegría, llena de entusiasmo y valiente enfrentándome a todo lo que compartí a su lado.

Pero también creo que te habría herido de mortalmente y de modo fulminante cada vez que me ha roto el corazón.

Aunque creo estarías orgulloso de mi capacidad de amarle infinitamente, por completo, con todos sus defectos y con cada herida mortal que me ha hecho. Te dolería igual que a mí mi decisión de alejarme.

Pero más que nada, me entenderías por completo como nadie puede hacerlo y podría correr a refugiarme en tu abrazo y llorar desconsoladamente hasta que se me acabaran las lágrimas, segura de no tener que contenerme siempre un que me oculte en lo más recóndito de mi habitación y ahogue mis gritos dolientes contra la almohada.

Me tomó años darme cuenta de cuánto te extraño y de la enorme y terrible falta que me haces.

En mi defensa y en la de mi padre (tu hijo), diré que casi no me tomó tiempo darme cuenta de que el nunca tomaría su lugar. El lugar que con tanto amor siempre ocupaste sin quejarte, sin que te pesara, sin que nadie te lo pidiera y porque siempre me quisiste como nadie.

Bastó un solo y desgarrador, incontenible llanto, para que él me mostrara lástima en lugar de apoyo. Nunca más te busqué en él. Entendí que nunca supo cómo ser lo que tu fuiste, para mí. Y lo acepté.

Lo que no sé es que hacer con tu ausencia, con el sitio que tu partida me dejó vacío y que tanta falta me hace llenar.

Me sospecho que buscarías acercarme a Dios, la única garantía infalible de consuelo. Si tan sólo me bastara con lo intangible, créeme que estaría más cerca de Él de lo que estoy ahora.

Pero no me hace tanta falta Dios como me faltas tú. Siempre fuiste lo mejor de mi familia y lo mejor que tenía en la vida. Mi fuerza, mi valentía, mi osadía, mi tenacidad y lo mejor de mí siempre vinieron de ti, de tu apoyo y tu cuidado. A tu lado mis miedos no existían, mi sentimiento de ser inadecuada o insuficiente se desvanecía y podía enfrentarme al mundo entero, no sin dudas, sino a pesar de ellas.

Sabes? Realmente te habría gustado conocerlo. Te habría encantado ver cómo tenía ese efecto en mí, de hacerme valiente contra todo y contra todos, sobre todo por cuidarle, ayudarle y apoyarle.

Supongo, al final, que por una vez en la vida aprendí a amar como tú me amaste... Y por eso, en un mundo donde el amor ya no existe, me aterra amar, como al último unicornio... Porque siempre recordará su amor, en una sociedad y en una eternidad en la que el amor no existe.

jueves, 7 de julio de 2016

ESCRIBO

Escribo por que escribir me dá una necesaria catársis.

Escribir me ayuda a expresar todo lo que se me agolpa en el pecho hasta ahogar mi garganta en un nudo asfixiante.
Escribo porque al escribir mis pensamientos quedan grabados en alguna parte y son futuro referente de mi para entonces antigua sabiduría y conocimiento de las cosas.
La escritura me ayuda a recordar cosas que en algún momendo decidí alejar de mi mente, dejar de tenerlas presentes para que evitaran estorbar a la llegada de una nueva idea o teapa en mi vida.

Escribo porque es magia llevada a la realidad.

La palabra escrita vuelve la idea perecedera en realidad imperecedera, realidad que dura lo que duran las letras en el papel y cuyo impacto llega a la mente de quien las lee, le inspira, le motiva a plasmar alguna idea de alguna manera, aunque sea con el simple hecho de reformarla o editar su forma.

Escribo porque al escribir soy más.

La escritura me dá soltura creativa, me dá la llave para acceder a mi imagibación y sacar de ella más de lo que la palabra hablada me permite. Escribo porque al escribir la reflexión se vuelve más natural y extensa. Escribo porque tras las letras puedo ocultar y revelar a placer, vestido de palabras, términos, adjetivos, verbos, sustantivos, ideas y contexto lo que me plazca, como me plazca.

Escribo porque al escribir soy libre, libre de juicios y opiniones ajenas, de ideas que no son las mías. Soy libre de vestir, revestir o desvestir lo que pienso, de lo que se me ocurra, como se me ocurra.

Escribo sin reglas y sin tiempo, sin inicio ni final.. quizá por ser de naturaleza intempestiva e inconstante.

Escribo porque sin la escritura mi locura es sólo transitoria y sus verdades son intangibles. Escribo porque quiero capturar la esencia de lo mejor me mí: mis ideas.

Escribo porque me gusta y disfruto hacerlo, aunque no sea literata ni sepa a la perfección de coherencia narrativa o del usi correcto de signos de puntuación.

Aunque tenga una letra horrible, cruza injertada de escritura de médico, ingeniero y cualquier otra profesión que tenga la mala fama de tener una letra indigna de llamarse hermosa.

Aunque sólo tenga el don de tener una cuasi perfecta otrografía, pues aún en la computadora o la máquina de escribir incurro en el desvío ocasional de mis dedos sobre alguna tecla incorrecta, callento en lo que llamo "errores de tecleo".

Y sobre todo, escribo porque escribir me trae paz y satisfacciones.

No busco realmente obtener opiniones ni retroalimentación con mi escritura ni con mis escritos. Pero si de algún modo lo logro, será bienvenido el comentario, la crítica y hasta la opinión ajena. Porque no hay mayor ego, que saber que con algo que haces, has logrado tener impacto más allá de ti.

Carta a Terra Prime

Una bella noche de luna creciente, en la quietud de la oscuridad de su pequeña habitación, una pelirroja de ojos esmeralda se sentaba ante su pequeñp escritorio, donde redactara la correspondencia de su otrora amo.

Fué su quedo suspiro, cansado y triste, el que diera inicio a su escritura. Tomó la pluma fuente y el papel, e iluminada por la tenue luz proveniente de la tímida llama de una pequeña vela, escribió:



Para el Sr. LaNuit:

A veces... Le extraño.

En ocasiones viene a mi mente la idea de Usted, invocada por algún suceso, alguna cosa que encuentro y de la cual querría hablarle, dialogar con usted sobre ello, como antaño, como siempre, con nuestras necias inteligencias ansiosas de tener la razón...

A veces le anhelo...
 
Con su fantástica espontaneidad, capaz de leer mis deseos antes de que me atreva a reconocerlos o los pronuncie... Con esa habilidad insensata de regalarme lo que quiero, lo intangible, aún cuando no sea de Usted de quien lo quiera recibir...

Y a veces me dan ganas de llamarle, de buscarle si fuera preciso, de reencontrarle en nuestra magia sin sentido, sin rumbo y sin futuro.

Y entonces me contengo. Entonces recuerdo que es Usted mi Griffith, imposible caballero de cabellera fantástica y negra armadura, que dentro de Usted reside aquel Femto que me caza como bestia hambrienta y que al final sólo va a destrozarme. Y yo... yo ya no quiero recibir mas daño.
Y si bien lo mas noble de mi le ama como antaño... Mi orgullo de fiera leona busca ponerles en su lugar.

Y como sé que jamás aceptarán mis términos, ni reconocerán ni respetarán mi libertad... Es así, que lejos, lejos estamos mejor, aunque quisiéramos acercarnos...

Porque la maldición de nuestra quimera no sólo nos lleva a herirnos, sino que también nos orilla a dañar a los que nos aman... Y a quienes amamos.

Dinah.
Dobló al final el papel en forma de una linda figura de Origami.

Y como detalle de despedida, le roció suavemente en su perfume, aquel que antaño lo intoxicara y le hiciera feliz.

Colocó la carta pues, en su almohada. Sabiendo que algún día, en su inevitable curiosidad él entraría a aquella pequeña habitación, quizá por nostalgia -aquella que tanto le caracterizaba- y encontraría aquella ofrenda de paz y honestidad que ella dejara para él.

Tomó ella entonces sus cosas y se marchó, buscando nuevos horizontes

 

viernes, 11 de marzo de 2016

Haunted, once again

Today I feel like crap... as much as I  had not since... well, since I moved out of my mom's house. :/

So much, I've come back to writting on my blog...

And that IS something (since over the last few years I've developed a tendency to write here only when something is bothering me too much)

to make it short, I feel inadequate, insufficient, like a hindrance to everyone around me... unappreciated, and pretty much useless.

this time the feeling does not come from home, nor from my family... but rather, from my job.

I've been working for months with and for my best friend. I've tried setting aside all my prejudices and even my own comfort, to help her out as much as I can.

I've put up with what I consider to be lots of crap from lots of people (customers, co-workers, her boyfriend, my family... and even myself) to try my best to do what she needs done and earn the means I need to have a better life in the process.

But it turns out that my performance has gone from commendable, to good, to acceptable... to not even worth it. All in the span of 4 months.

And just lately I've been told that I'm not even doing one fifth of what anyone in my position is supposed to do, that it causes the co-workers, my friend and her bosses, as well as the customers, to be all upset (which is logical and natural) in such a case, if such allegations are true.

What I wonder is: why did everyone had to keep quiet about it all this time and not let me know when I was not doing things right?

Is it because nobody ever knows how to talk to me?

Is it because they think I'm either stupid or not going to care about what they say?

Have I never inspired in them the confidence -or been open enough to let them even try- to comunicate their discomfort in a way I can understand? (because I'd like to belive they at least tried to tell me something... at least once...)

My friend has been quite lenient with me all this time. And while I feared her leniency would lead to trouble, I did not expect it to be this bad. She has even had to reach the point where she is seriously thinking of firing me, on what seems to be logical and reasonable terms.

But did it have to come to this, when it is quite late (Or maybe too late) to solve it satisfactorially?

But somehow I failed to see, all this time, how unefficient I was and how bad my lack of productivity was affecting others. (Perhaps on the lack of justified reclaims and a fair treatment alongside my peers).

I perceive myself as being productive all the time while I'm at work. I try to follow the rules, procedures, to give quality in everything I do, even before quantity or at the expense of my own time (which also ends up being at the cost of other people's time, apparently)

Hell, I even try to bring order and efficiency to every station at my job. I CARE about things, even if I am not able to solve them by myself, needing and enlisting the aid of others.

I end up very tired after work. Sometimes even exhausted, either emotionally, mentally, physically or all of the above. Which lately has steadily led to the Lois of my enthusiasm and motivation at and for work.

I loose track of time very often. I get saturated with tasks very easily, I find it hard to focus on more than a few things at a time, I tire somewhat easily... and it leads me to do everything slower than required, and to make many mistakes, even to be somewhat clumsy.

I also get mad at myself and very frustrated. While some of my coworkers openly play with their cellphones, with each other and generally avoid work, I try to do things that help, even if it means doing the work they leave undone or badly executed.

And while I have not generated any accidents... I've come to feel that my job is too big for what I can humanly do. It has overcome me greatly.

I pains me to admit it, but I feel I've reached my limit. (And I hate to even think that) And it also generates a lot of tension, stress and frustration on me.

I loose track of priorities, I get things and processes scrambled in my head if I get to be distracted by a question or comment, and even my own thoughts within my very busy mind distract me.

Younger people than me, at work, have surpassed me long ago. And I do not blame nor resent them for it, I assume it is a natural thing to happen. But it turns out that I am the one lagging behind... everyone else.

Even despite my best intentions and efforts.

Which leads me to try one more, desperate way out: get professional help...

and see what it can do for me, if anything at all.

So I may give up even more than I already have, of my time and resources, as well as my comfort, to seek that last resort: a doctor and a therapist. To see if improving my physical, emotional and mental condition helps in any way to solve that problem that affects not only me, but those I work with. (of which, sadly... I only appreciate a very select few... and most of all, my friend)

I could promise to give everyone what they want, to fulfill their every expectation about me...

But I do not like making empty promises. I've done my best, and I do not know if I can even give the company any more without truly damaging myself in the process, nor I truly believe any job is worth it from anyone.

Maybe it's just me who thinks giving too much is wrong. Or maybe, just maybe, I hope I am only being childish, selfish, uncaring and lazy, as everyone assumes I am.

I truly hope that is the case, because then it has a simple, if difficult solution... it would mean I can and must give more of myself even to the point of surpassing every expectation I am failing to meet...

because, otherwise, it would mean I am in the middle of a very sick and twisted situation. And I would not like my friend to be immersed in it, should that be the case, because I love her and care for her... in my own, weird way.

So, here I have poured most of what's been bothering me lately... I hope it is enough to at least let me sleep the 5 to 6 hours I can today before my shift begins... and lets me be focused and energetic enough to do what is expected of me the way I am expected to do so.

Although I know it can all go to hell anyway, despite me giving it my very best... it's not like it has not happened before anyway. :/

I'd like to believe I can do it... but the fact is, I do not know for sure. All I know is I can give it my best, and keep on trying as far as I am allowed to. And that is all I can promise without fail.

lunes, 25 de noviembre de 2013

CADENAS


Hola de nuevo, mis queridos lectores. Muchas cosas han cambiado desde la última entrada.

Durante este tiempo me ha dado por pensar de manera recurrente en el tema de hoy. Gracias a una pequeña y breve lectura pude por fin darle nombre a la entrada de hoy.

Se preguntarán qué sentido tiene que hable hoy de este tema, cuando quizás no sea para nada congruente con mi estilo ni tenga sentido que alguien como yo, que tanto habla de vivir sin cadenas, elija este tema.




En verdad, tiene mucho que ver con muchas cosas que he pensado. Además, Últimamente ha resonado en mi cabeza la incomodidad de no poder actuar como me nazca. Ya sea por compromiso social, por afecto, por simpatía, por aprecio, etc... el caso es que me he dado cuenta de que no en toda ocasión hago lo que me place.

Al menos, cuando estas situaciones se dan, me gusta pensar que me contengo por algun bien mayor, más importante que mi volluntad en el momento.

He renunciado a mantener caprichos insostenibles, a soportar retos autoimpuestos que resultan absurdos, a demostrar/probar cosas, etc.

Y para pasar el trago amargo derivado de contenerme, me he convencido de que es por "poner mi granito de arena" para que la situación en cuestión mejore.



Hay desde cosas tan simples como evitar responder a algo cuando estoy verdaderamente molesta, hasta dejar de hacer/decir algo que en verdad me nace.



Soy una mujer de pasiones, visceral. Y aunque procuro que mi razón y mi  lógica lleven la misma velocidad e intensidad que mis emociones, no siempre pasa.

Así como el fuego del elemento que caracteriza mi signo, mi voluntad arde, quema y a veces hasta acaba por consumir lo que quiero. Así que alguna forma de mesura debía yo encontrar para intentar contrarrestar el resultado negativo de esto.

Hace poco recordaba lo valiente y decidida que siempre he sido por principio. Cómo nunca me ha costado esfuerzo alguno hacerme notar, hacer oír mi voz o hacer conocidas mis ideas e intenciones.

Claro que en un mundo donde todo el mundo toma sus propias decisiones, el ser como soy no augura garantía alguna de éxito (por ilógico que resulte)

Así que al parecer, en mis años de experiencia en esta senda llamada vida, existe un juego para lograr el éxito, y entre sus reglas, está el secreto.

Y el secreto en sí es algo quizás tan peligroso como la verdad. Hay que tener cuidado con ambos, como todo buen par de extremos, cualquiera en exceso es contraproducente.

La verdad es que no puedo simplemente ir por ahi diciendo lo que ´pienso a todo el mundo, tampoco haciendo saber lo que quiero y mucho menos pidiéndolo. Hay que construir si se desea tener la más mínima dosis de éxito.

Y nisiquiera esto es una garantía sólida.

En fin.

Cadenas y más cadenas me he ido poniendo encima al paso de los años. Y sólo hasta ahora me volví consciente de la dimensión y peso de muchas de ellas.

A partir de ensayo y error, de desear cada vez con más anhelo el lograr hacerlo bien (al menos mi parte), me he ido ajustando poco a poco a un modelo. Un modelo que contiene silencios, esperas, negociaciones y demás elementos que solían desesperarme bastante más que ahora.

Me dió hace algunos años por leer algunos libreo que mucha gente me recomendó por razones y circunstancias diferentes:

- Los hombres son de Marte y las Mujeres de Venus
- Porqué los hombres aman a las Cabronas

Y además, ví algunos materiales sobre las relaciones de pareja.


Finalmente, cada uno creía tener su receta del éxito con garantías.

Lo curioso de todos es que siempre encontré algún tinte sexista y un tamto manipulador en la gran mayoría de ellos.

Un ejemplo burdo viene del libro de Sheryl Argov. Para mi gusto, y en resumen, más allá de buscar rescatar el amor propio de la mujer, termina otorgando una "receta del adiestramiento masculino".

Por algún motivo aún me molesta un poco releer pasajes del libro y sentir que promueve que al hombre se le trate como un perro, permiándole por buenas conductas y castigándole por las negativas, como si se tratase de enseñar al hombre a hacer trucos para obtener lo que quiere.

Y quizás haya quienes se compren felizmente tal trato. Pero me dá por pensar que un hombre verdaderamente inteligente sabrá ver a través de ello, usar el adiestramiento a su favor, obtener lo que quiere y marcharse cuando se aburra de jugar el mismo y cansado juego.

Tampoco fuí muy feliz cuando me trataron como perro e intentaron adiestrarme.

He de reconocer que no soy muy buena reconociendo patrones de conducta cuando estoy involucrada, que me cuesta trabajo leer a las personas y sus intenciones, etc...

En el fondo, mi ego fué lo que me mantuvo intentando superar el juego de hacer X cosa para obtener Y premio. El juego de la zanahoria y el caballo me cansa con cierta rapidez, a menos que la zanagoria en verdad valga el esfuerzo por la satisfacción que brinde a cambio de todo el sacrificio.



"No pierdas lo más por lo menos"



Esta idea viene a colación porque tiene que ver con el porqué acepté leer la "versión masculina" del mismo punto de vista.

De primera instancia me pareció un coco-wash para hacerle creer a la mujer que ella tenía la culpa de todo.

Que el adoctrinamiento femenino sólo produce hombres infelices y que las mujeres tienen que dejar de creer en sus propias recetas de generaciones para tener relaciones duraderas.

Aunque no concuerdo con muchos de los preceptos del adoctrinamiento de género (sobre todo del femenino, que es el que mejor conozco), no quiere decir que esté de acuerdo con que la mujer deba ser la "eternamente inalcanzable chica fantasía", o que deba dejar de lado la confianza que tiene en su entorno (con todo y sus opiniones)

Me parece obvio que una chica verdaderamente inteligente se dará cuenta que quien la ama, lo hará por su autenticidad y no por su esfuerzo.

En fin, esto del amor es un lío, y yo soy otro lío más grande.

Hace poco, con tal de no perder la relación que tenía (de alguna manera) me resigné a aceptar dejar pasar mil cosas, desde una relación indefinida y oculta, hasta a olvidarme de mi curiosidad por otras personas.

Un buen día, alguien me dijo: "Felicidades, le has soportado tantas cosas, que puedo decir que le perteneces"

Es curioso, porque la misma persona, tiempo atrás, se había marchado para evitar forzarme en tal papel.

Supongo habría algún tinte de celos en su declaración, pero me abrió los ojos.

Ya había yo soportado mil cosas en sielencio, sin quejarme siquiera, esperando.... esperando que mi sacrificio valiera la pena, sin confrontarle, sin definir límites... sin hacer que la situación fuese tan seria y determinante como debía ser.

Ya había pasado años de repetir el mismo ciclo, desdibujando cada vez más los límites con cada repetición.

En vez de conservar terreno alguno, lo seguía perdiendo.

Lloré, sufrí, me angustié durante días, etc... antes de llevar a cabo la decisión que había tomado.

Finalmente me armé de valor y confronté mi realidad, muy a mi estilo de toda la vida, muy a la manera en que siempre, en el fondo, he sido.

No perdería nada con definir la situación yo misma, con hacer saber de manera clara lo que quería, cómo lo quería y cuándo lo quería. Si la otra parte decía que no, sólo tenía que definir el límite que se crearía a partir de esa decisión.

Y fué así como terminó mi relación. O al menos, cómo le dí por fin clausura y cierre.

Él no estaba dispuesto a dar lo que yo quería (sin mencionar lo que yo merezco) ni a tratarme como corresponde a la relación que yo quería.

Terminé por darme cuenta que había pasado años tratando por todos los medios que me parecieron los más inteligentes y los mejores, de convencerlo de hacer lo que yo deseaba, quería y hasta cierto punto, necesitaba. Años en los que quizás no hubiera valido la pena ni haberle buscado de nuevo. De todas formas, no iba a lograr lo que quería.

Por algún tiempo obtuve un poco de ello. Pero en verdad habían pasado muchos más días de no obtener lo que quería. Días que, si lo veo desde otro punto de vista, hubiese estado mejor sola.

No me gusta ser así de rencorosa ni arrogante. Agradezco y aprecio las cosas buenas que tuve. El resultado no fué el que yo esperaba, pero tampoco fué malo todo el tiempo.

Al menos probé con mil y un cosas distintas, algunas nuevas XD

El caso es que le encontré utilidad a las cadenas. A ponerme ciertos límites para ayudarme a no sobrepasar los que otros me marcasen. Entendí que no por desear algo tenía que buscar imponerlo, aunque mereciera obtenerlo.

Apún me estoy ajustando a andar entre un límite y el otro. Mis pasiones me llevan a confesarlo todo, sobre todo en cuanto lo siento, a hacerlo todo, sobre todo en cuanto tengo el impulso de hacerlo...

Pero hacer eso es sólo hacerle caso al Caos, al fuego dentro de mí.

Hacer eso es no poder cultivar la planta que tanto quiero, es volverla cenizas con el simple roce de mis dedos.

Necesito de vez en cuando las cadenas que me atan, las que me llevan a pensar antes de hablar, a escuchar antes de hablar y a observar antes de actuar. Si en algo me pongo cadenas, es porque no sólo me importa mucho, como para que me sienta apasionada hacie ello... sino que también lo valoro con toda mi inteligencia... lo suficiente como para esforzarme en tener la mesura adecuada para propiciar que la otra parte involucrada me ayude a cumplir mi deseo. Si tengo cadenas, es para poder convivir mejor con los que me rodean, en lugar de ser una llama que todo lo consume a su paso.

La vida es muy corta para no hacer lo que uno quiere.... pero también lo es para no tener cuidado con lo que uno hace y con cómo lo hace.

Si en algo he crecido en la vida, es en poder decirme a mí misma: Si no se dieron las cosas, no fué por mi falta de esfuerzo.

Y aunque parezca ilógico. Ponerme cadenas, ponerme límites, callar de vez en cuando, sobre todo cuando hay tanto que quiero decir... representa más esfuerzo que sólo abrir la válvula y dejar todo salir...

Pero también guarda la preciosa posibilidad de lograrlo.

Al fin y al cabo, como dicen en Dr. House en algún capítulo:

"You can´t always get what you want..."   (but it does not mean you don't try everything in your power to get it ;) )

Bueno, mis queridos lectores, ya nos veremos luego.

Me ha dado últimanente por la escritura críptica de antaño... la que estaba plagada de símbolos y mensajes.... pero no estoy aún segura de cuánto me dure el gusto ni la motivación :P

En todo caso, espero ya tener menos abandonado este espacio en los próximos días.

PD. Espero subir las imágenes del #ChingomilDaysChallenge que acepté tomar por hacerle compañía a mi querida amiga Kai y por probarme si en verdad puedo dibujar tanta cosa. el resultado me dirá si tengo a´gún talento gráfico todavía jajaja.

See ya! :D

martes, 16 de julio de 2013

Committing to myself

I recently had an epiphany/revelation.

It made me revisit all the concepts i once admitted into myself (all the hopeful ones at least)

And as Metaphysics state, the Universe does not work at random.

According to this, Everything I ever have in life is something assigned to me beforehand, so it cannot be taken away to anyone else or by anything else.

every experience I get to go through is meant to teach me something, a lesson I need to transcend.

And every lesson I go through, I have beforehand planned and asked for, even before I started living this life.

So, I am at no pint dispossessed, abandoned nor rejected.

The place i belong in is within myself, the one I belong with I have already found...

So, what is left is pure positive things: love, acceptance, growth, wisdom, prosperity.

And so, my hopes lie in my present and future, in all I am destined and meant to achieve, all that my effort and energy can make real.

And as the full extent of my capabilities are still obscured to me, I can still get to dream of all I can become, of all I can achieve....

so, basically, the lioness is awake and I'm quite motivated again. :)

Good thing is, this time it is not out of anger :)